Filipinas y la recuperación de su identidad
Fernando Arenas Álvarez


En los últimos cinco años, hemos asistido a un florecimiento de las relaciones entre Filipinas y España: Día de Amistad Hispano Filipina, Visita Oficial de la Pta. Gloria Macapagal Arroyo a España, Becas Universitarias para venir a España a estudiar, etc…Por otro lado, con el desarrollo de internet, han ido proliferando portales en los que se llama a la defensa del español y de la cultura hispánica en el archipiélago.

Echando un vistazo a la cultura, religión, nombres de la población y arquitectura de Filipinas, observo claramente que la cultura de este país es hispánica como es lógico, dado que España gobernó las islas durante casi 350 años.

Pero el vehículo primordial que cohesionó la vida cultural, política y económica, el español, ha sido expulsado del archipiélago por la entrada masiva de la cultura norteamericana. Lo que observo, es una ruptura cultural profunda en Filipinas; veo un pueblo privado de sus raíces, que ha perdido sus raíces más básicas y vive obsesionado por ser como su último colonizador, EEUU, y obtener la Carta Verde para alcanzar su hueco en el mercado laboral americano. Pero un árbol pequeñito, debajo de uno grande, no puede crecer, vive asfixiado por el gran tamaño del árbol grande y por la gran cantidad de agua que este último succiona.

En mi opinión, Filipinas debe reencontrarse a sí misma, como cualquier otro país; debe romper con esa Dependencia de los EEUU y recuperar sus raíces. Para ello, considero primordial, reinstaurar abiertamente, la enseñanza del castellano en las islas y, paulatinamente, irle devolviendo su estatus de Idioma Oficial de las Islas Filipinas, estatus que jamás debió perder.

Hasta los años 80, el mundo hispano era en general un desastre y España no gozaba de la importancia ni expansión internacional de la que goza en estos momentos, por lo que nuestro prestigio no en el mundo no era precisamente elevado. Pero la situación ha cambiado notablemente: hoy día EEUU se está hispanizando a marchas forzadas y tiene ya importantes medios de comunicación en español que no hacen sino fomentar y difundir la cultura hispana y española por el norte del continente.

Países con dictaduras e hiperinflación como Argentina, Méjico, Chile, etc… han logrado instaurar democracias y controlar sus economías, con lo que están logrando niveles de progreso respetables y desde España esperamos que este desarrollo vaya a mucho más.

Y por último, España se está convirtiendo en un país puntero, en una potencia exportadora e inversora hasta el punto de haber desbancado a los EEUU como primer inversor en Hispano América y Brasil, así como llegar a convertirse en un gran inversor en los propios EEUU. Actualmente España es el octavo país más rico del planeta y la décima potencia inversora. Hemos pasado de ser un país receptor a ser exportador neto de inversión. Hoy día España tiene voz y voto. Actualmente, las empresas españolas están dirigiendo sus inversiones, más ó menos, en un 50% hacia América y otro 50% a Europa. Pero no se para de hablar de Asia, ese gran continente lejano y, claro está que, por raíces culturales comunes, Filipinas parece que va a ser el próximo destino de las multinacionales españolas. De hecho, ya se ha firmado algún acuerdo comercial entre Madrid y Manila para facilitar el desembarco de las multinacionales españolas en el archipiélago.

Por todo lo descrito anteriormente, tanto vínculos culturales directos como por la gran posibilidad de recibir fuertes inversiones, Filipinas debe reconsiderar muy seriamente su política lingüística nacional y retomar el español como idioma nacional junto con el tagalog, ilocano y tantas lenguas locales que hay para poder reactivar sus relaciones con el mundo hispano/español y romper con la “americano-dependencia”. A priori, puede parecer demasiado ambiciosa mi propuesta, pero en la práctica no creo que sea tan difícil, máxime cuando los habitantes de Filipinas emplean en torno a un 30% de palabras españolas en sus idiomas locales.

Por otro lado, el Gobierno de España, debe apostar, con valentía, decisión y sin ambivalencias, por una mayor integración de Filipinas en su ámbito de países hermanos, por ejemplo, invitándola a formar parte de la Cumbre de las Américas que se celebra cada año en alguna capital del mundo hispano o en Madrid. También debe abrir más Institutos Cervantes en las capitales principales filipinas y las empresas españolas que reclamen directivos para su entrada en el archipiélago, deben pedir candidatos bilingües inglés-español para su relación del día a día con la casa matriz. De esta forma, además de cambiar ese concepto erróneo que todavía hoy subyace en algunos países de España como país anticuado y siestero, se conseguirá un fortalecimiento de nuestras relaciones y de nuestra cultura común.

Con todo lo descrito anteriormente y reinstaurando el español como lengua oficial, en mi opinión, Filipinas irá, poco a poco, recuperando un pedazo de su historia, un pedazo de sí misma que además coincide con la creación de Filipinas como conciencia de unidad nacional que se produjo con la llegada de los españoles.


(Fernando Arena Álvarez, miembro activo del Círculo Hispanofilipino, es un empresario español ubicado en Madrid. Posee una empresa de climatización, y trabaja también para empresas de alimentación como agente de exportación. Obtuvo la Licenciatura en Económicas de la Universidad Complutense de Madrid.)

portada octubre 06 archivos enlaces contactar

Tomo X, no.2,
Otoño 2006

Director: Edmundo Farolán



Filipinas y la recuperación
de su identidad
Fernando Arenas Álvarez

El poeta Edwin Agustín Lozada
La poesía filipina en español
continúa manifestándose

Manuel García Castellón

La dama de blanco
(nueva versión)
Edwin Agustín Lozada

La historia de la escena filipina
(fragmentos),
(Primera Parte)
Cecilia Quiros Cañiza

Discurso de ingreso
en la Academia Filipina

de Hilario Ziálcita y Legarda:
La maravilla del español hablado.

Grabación del Presidente
Manuel Quezon
en castellano e inglés

 
Cartas de lectores



Itinerancias:
Comings and Goings
Carayan Press anuncia
la nueva publicación
de la poesiá de
Edmundo Farolán Romero




Todos los derechos reservados /
Copyright © 2006 Revista Filipina,
Edmundo Farolán