Fonoteca del español en Filipinas

Número Tercero


I. Vida de Carmen Madrid Murillo, manileña de Intramuros
II. Carta de Guillermo Gómez Rivera
III. Conversaciones
IV. Álbum

I. Vida de Carmen Madrid Murillo,
manileña de Intramuros

Isaac Donoso Jiménez
Sociedad Española de Beneficencia de Filipinas


Carmen Madrid Murillo nació en Intramuros, Manila, el 8 de noviembre de 1926. Su padre fue Octavio Madrid, capitán naviero, y su madre Conchita Murillo. El matrimonio tuvo seis hijos: Ramón, Aurora, Antonio, Carmen, Flavio y José Luis. La familia creció y vivió en Intramuros, donde el español era la lengua de comunicación tanto en el ámbito público como en el privado. En su casa no se hablaba otro idioma que el castellano, nombre con el que designaban la lengua. El barrio se fue poblando con familias adineradas venidas de provincias a la capital, con lo que la población autóctona manileña fue perdiendo el protagonismo en la vida de Intramuros durante el transcurso del régimen americano. Así pues, la familia se trasladó extramuros poco antes de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, al poco tiempo murió Octavio como consecuencia de un naufragio, lo que dejó a la familia en bancarrota, la madre viuda y los hijos huérfanos.
.....Manila fue declarada “Ciudad Abierta” por los americanos, que la abandonaron antes de la llegada de las tropas japonesas. Los años de ocupación japonesa fueron al principio novedosos para la vida de la ciudad, pero el nerviosismo por la vuelta de los americanos causó la vorágine y la masacre de la población civil. Ramón, Aurora, Antonio y José Luis murieron por el bombardeo americano que destruyó toda Manila en 1945, arrasando Intramuros y los barrios de Ermita y Malate, donde se concentraba la población hispanohablante. Durante este tiempo, Carmen vio morir a cientos de civiles, violaciones de mujeres y niñas, y la muerte de sus hermanos en sus brazos.
.....Después de la guerra, Carmen despachó a las tropas americanos que pululaban por la destrozada ciudad en una cantina, donde algún americano le declaraba su amor regalándole un crucifijo, lo que ella negaba por la poca agudeza de la soldadesca. Hasta que llegaron los años de prosperidad y el establecimiento de empresas nacionales que reconstruyeran el país y lo lanzaran hacia la modernidad. Ello se produjo de la mano de familias filipinas hispanohablantes: Roxas, Elizalde, Ayala y en especial, Soriano. Andrés Soriano gestionó las Líneas Aéreas Filipinas (PAL) y Cervecería San Miguel, dos de las más grandes compañías filipinas, donde se promovía que todos los empleados supiesen español. De este modo, Carmen Madrid entró a formar parte de la PAL como azafata de vuelo.
.....Durante el tiempo que duró su vida laboral, viajó por todo el mundo, desde Europa a Estados Unidos y las islas del Pacífico. Tuvo la oportunidad de disfrutar, proveniente de un país destruido, del privilegio de conocer otras realidades para analizar con perspectiva la situación filipina. No obstante no pudo encontrar el amor, quedando soltera y sin más familia que su madre y hermano. Conchita falleció de edad avanzada en los años 70, y Flavio, después de perder a su único hijo por enfermedad, falleció poco después. De tal modo, en los años 90 Carmen se vio jubilada sin tener a nadie junto a ella.
En enero de 2008 Guillermo Gómez Rivera nos presentó a Carmen en su casa de San Rafael, enfrente del Palacio presidencial de Malacañang. No obstante, se encontraba bastante indispuesta por unos achaques que le afectaban el pecho. A la semana siguiente la encontramos en el hospital de Mary Chiles de Sampáloc ingresada por infarto, consciente aunque habiendo perdido la capacidad de hablar. Por medio de un papel y lápiz nos pudimos comunicar con ella. Después de una semana ingresada, milagrosamente se recuperó, volviendo de nuevo a poder articular palabras. Sin embargo, ingresó a los pocos días de nuevo por otro desfallecimiento.
.....Dado que el sistema de seguridad social filipino es muy precario y Carmen se jubiló hace más de veinte años, la pensión que cobra no cubre en absoluto los gastos. La casa donde reside pertenece a una antigua compañera de las líneas aéreas, que se la ha rendado en perpetuidad hasta su fallecimiento. Sólo tiene dinero para pagar a una muchacha que le cuida, que reside junto a su novio y un niño hijo de la hermana del novio (cuyo padre está en la cárcel), de pocos meses de edad. Mientras Carmen no puede beber más que leche y se está muriendo en su habitación, en el cuarto de al lado el niño llora.
.....De tal modo, sin dinero, sin familia y olvidada, Carmen Madrid vive los últimos días, solicitando que llegue pronto la muerte. Con ella morirá todo el rastro de su linaje, una de las pocas familias que lo fueron de Intramuros.

(La señora Carmen Madrid Murillo falleció el 7 de octubre de 2008.)


II. Carta de Guillermo Gómez Rivera

CARMEN MADRID y MURILLO

.....Nació en Intramuros hace, más o menos, ochenta años. Su madre, también nacida en Intramuros, era hija de un matrimonio español oriundo de Madrid, España. Su padre, Octavio Madrid, también nació en Intramuros de padre español peninsular, madrileño, y madre mestiza de español y filipina.

.....Eran varios hermanos y Carmen es la única que queda. Ahora reside en 272 Calle de San Rafael en San Miguel, Manila, en una modesta casa de madera dentro del "compound de la familia Revilla. Por haber sido muy amiga de la matriarca de esta familia, que ya falleció, se le dio la casa en que reside por sólo P2,500 al mes. La matriarca instruyó a sus herederos que Carmen ha de estar en dicha casa hasta que la muerte la sobrevenga.

.....De joven, Carmen trabajó de azafata en la PAL bajo la presidencia de Andrés Soriano y Roxas. Luego se encargó de la comida servida durante los vuelos domésticos de la citada PAL.

.....Desde hace una semana, Carmen sufrió un infarto, y su casera, Lita, la llevó al hospital Mary Chiles en la antigua Calle Gastambide (ahora Dalupan St.) donde está atada a una máquina que le da la respiración para mantener el funcionamiento de su debilitado corazón.

.....Hace dos días, el Sr. Rodelio Arellano y el Sr. Isaac Donoso de la Beneficencia Española la visitaron en dicho hospital con el que se subscribe y están enterados de su condición precaria y de la urgencia de ayudarla con fondos para gastos de medicamentos y hospital.

.....Carmen tenía unos ahorros de 120,000 pesos pero todo este dinero ya se agotó pagando al hospital y sus medicinas. Ya no cuenta con ningún otro recurso y es esta la razón por la que pide ayuda de la Beneficencia.

.....Con la esperanza de que se le ayude a Carmen, descendiente de españoles, se les ruega muy encarecidamente que la tomen en cuenta.

Con la más alta consideración y estima les saluda un afmo. s.s.


Guillermo Gómez Rivera
Director de NUEVA ERA,
Semanario en idioma español de Manila

Manila,
21 de enero de 2008.


IV. Conversaciones
Grabación realizada en enero de 2008, en visita efectuada por Guillermo Gómez Rivera, Isaac Donoso y Andrea Gallo, al domicilio de Carmen Madrid en la calle San Rafael del barrio de Malacañang, Manila.

1.

2.

3.

4.



^arriba^


portada otoño 08 archivos enlaces contactar

Tomo XII, no.3
Otoño 08

Director: Edmundo Farolán



En este número:

Algunas influencias sobre
la poesía de Rizal (2a parte)

Brooke F. Cadwallader

Los escritores cebuanos
Edmundo Farolán

Evolución e historia
de la Academia Filipin
a

Relaciones diplomáticas
mexicano-filipinas

Guillermo Gómez Rivera

Dos poemas de Marra Lanot
y una entrevista

Andrea Gallo

¿Será verdad?
MInguín Fernández

Carta a la Juventud Fiipina
Patricio Agustín Iglesias



FONOTECA DEL ESPAÑOL
EN FILIPINAS
Número Tercero

I. Vida de Carmen Madrid Murillo,
manileña de Intramuros

II. Carta de G. Gómez Rivera
III. Conversaciones
IV. Álbum
Isaac Donoso Jiménez


BIBLIOTECA
DE CRÍTICA LITERARIA FILIPINA

Número Cuarto

Prosa Barroca Filipina:
«Exordio á la Narrativa [1733]»

Introducción y edición de
Isaac Donoso Jiménez








Todos los derechos reservados /
Copyright © 2008
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada