El héroe trágico de la “revolución”
en El filibusterismo de José Rizal

Jad Monsod


Cuando Okonkwo, el protagonista en la novela fundamental de Chinua Achebe, Things Fall Apart, se suicidó al comprender que su pueblo, Umuofia estaba al borde de una progresiva e irreversible decadencia, causada por la llegada de los colonizadores europeos, él habrá estado muy deprimido. “He has put a knife on the things that held us together,” mantiene él, “and we have fallen apart” (Achebe 125).
.... Igualmente, el protagonista de la obra de teatro de William Shakespeare, Othello, habrá estado muy celoso cuando mató a su esposa, Desdémona y después a sí mismo al saber del manipulador, Iuego que la mujer estaba cometiendo adulterio. Asimismo, cuando Oedipus, el protagonista de la obra de teatro de Sophocles, Oedipus Tyrannus, se marchó de su pueblo al informarse que fue condenado a matar a su propio padre y casarse con su propia madre, habrá pensado que era un dios que dirigía su vida y destino.
.... Desafortunadamente, se equivocaron. De hecho, todos los tres protagonistas mencionados arriba han experimentado algún tipo de desgracia al enfrentarse de un mundo dominado por la violencia. No obstante, los tres se consideran héroes, una idea que nos deja preguntar, “¿cuáles son las cualidades que definen un héroe?”
.... El filósofo greco, Aristóteles, en su libro Poetica, enumera las varias características de un héroe trágico. En este ensayo, por consiguiente, voy a intentar analizar las varias razones por qué el protagonista de Rizal, Simoun, en su novela de 1891, El filibusterismo, llegó a ser un héroe trágico.
.... El héroe de El filibusterismo es un joyero rico. Fue conocido como Crisóstomo Ibarra en la primera novela, Noli me tángere, y con la ayuda del piloto, Elías, pudo escaparse de los soldados que estaban persiguiéndole en el lago. Desenterró su caja de tesoro y se fue a Cuba donde amasaba mucho dinero.
.... Después de 13 años, decidió volver a las Filipinas donde mucha gente le admiraba por su riqueza y por ser amigo del Gobernador-General. A pesar del honor y el prestigio otorgados a él a una edad temprana, eventualmente su vida se convirtió en privaciones y sufrimientos.

Simoun—¿héroe trágico?

.... En primer lugar, un héroe trágico posee una personalidad ambivalente—es grande pero no es perfecto, su carácter es una combinación tanto de cualidades positivas como de las negativas.
.... Aristóteles mantiene que el prestigio es una característica esencial de un héroe trágico en la literatura porque el fallecimiento de un noble llama la atención de la gente mientras que la muerte de un mendigo pasa desapercibida.
.... El Simoun de Rizal es un miembro de la clase de los élites. En Noli me tángere, fue introducido como el hijo de un terrateniente, el hombre más rico en San Diego. El joven pasó siete años estudiando en Europa y su regreso al hogar fue el tema de muchas conversaciones entre los aldeanos por mucho tiempo.
.... Cuando volvió como Simoun en El filibusterismo, fue retratado como un joyero rico, amigo de los oficiales altos del gobierno. De hecho, su apodo, “La Eminencia Negra” se puede justificar fácilmente ya que era un hombre reputado que logró un alto prestigio en la sociedad. No obstante, hasta el más noble o el más rico hombre no es perfecto. Descubrimos que Simoun tenía también sus puntos débiles y que él estaba sufriendo una profunda pena causada por el amor perdido.
.... Recordamos que una de las razones por las cuales él volvió a las Filipinas fue sacar a María Clara del convento. Esta cualidad generosa necesita ganar su reconocimiento apropiado pero sus características negativas también merece la atención de todo el mundo. En la novela expresa tanto su deseo de usar la violencia como un instrumento para regenerar el país como su plan de explotar a los nativos filipinos al igual que la explotación de las masas en Egipto y en la Roma Antigua.
.... Al final de la novela se ve claramente el cambio drástico en la vida de Simoun—su caída en desgracia — “aquel Simoun tan rico, tan poderoso, tan temido una semana antes, ahora más desgraciado que Eutropio, buscaba asilo…” (278).
.... En segundo lugar, la ruina de un héroe trágico es parcialmente su culpa. Es su propia voluntad que hace que él cometa las más grandes errores. A la vez, es la ira que le deja hacer decisiones con muy poca reflexión.
.... En El filibusterismo, las acciones de Simoun fueron motivadas mucho por sus emociones. Descubrimos que su primer intento de comenzar el levantamiento no se realizó porque supo que Maria Clara había muerto en el convento. Vencido por el dolor, no pudo dar la señal del comienzo de las hostilidades. Su anhelo por María Clara se convirtió en un profundo enojo y decidió vengarse. Su precipitada decisión hizo que él ignorara a las demás personas a su alrededor. Es decir, en el mundo de un hombre vengativo y doloroso, existe solamente él y sus metas.
.... Recordamos que cuando la mecha de la lámpara que Simoun dio a Paulita Gómez y a Juanito Peláez se apagara, mataría a toda la gente en la fiesta. Su plan, sin embargo, fracasó;descubrió el complot y, herido, él se refugió en la casa de Padre Florentino cerca del mar.
.... Una palabra que se usa para caracterizar a un héroe trágico es “Hamartia”, aproximadamente traducida como “error de cálculo”. La tragedia experimentada por Simoun hacia el fin de la novela, por consiguiente, fue causada por una equivocación—no pudo determinar las consecuencias de la revolución que había intentado organizar.
.... Más específicamente, no supo las consecuencias de un “uprising that was not intended to free the people from the yoke of tyranny, but one which was designed to avenge the wrongs done to him personally” (Agoncillo 282).
.... En tercer lugar, su caída en desgracia no significa una pérdida total. El héroe obtiene una conciencia de sí mismo o se da cuenta de las consecuencias de sus acciones. En la novela, Simoun comprendió que él era falible y al final confesó a Padre Florentino, revelando su verdadera identidad y su siniestro plan de destruir el gobierno español (incluso a los frailes), la causa de las desgracias de su familia. Igualmente, cuando su otro motivo de “forzar las puertas del convento de Santa Clara” (182) y sacar de allí a Maria Clara no se realizó sino que sirvió solo para intensificar su amargura, se dio cuenta de los errores en sus motivos y en la víspera del supuesto día del comienzo de la revolución confesó:

...
. El movimiento ha fracasado y me han desertado muchos porque me vieron abatido vacilar en el supremo instante: conservaba algo en mi corazón, no era dueño de todos mis sentimientos y amaba todavía!... Ahora todo está muerto en mí, y ya no hay cadáver sagrado cuyo sueño tenga que respetar! Ya no habrá vacilaciones. (246)

....En ultimo lugar, el héroe trágico tiene experiencias de las cuales los lectores pueden aprender una lección significativa. Ellos podrán darse cuenta de que la violencia y las decisiones hechas sin reflexión son las causas de la caída del héroe. La novela podrá recordar a la gente que sea menos agresiva y más compasiva que Simoun. Tal como Padre Florentino dijo al moribundo Simoun a medida que aquel confesaba: “Los justos y los dignos deben sufrir para que sus ideas se conozcan y se extiendan! Hay que sacudir o romper los vasos para derramar su perfume, hay que herir la piedra para que salte la luz! Hay algo providencial en las persecuciones de los tiranos, señor Simoun!” (282).

El héroe tragico - ¿inspiración o desengaño?

... Ahora que hemos visto las cualidades que hacen que Simoun se considere un héroe trágico, entonces ¿cuál es la razón por la que Rizal caracterizó a su protagonista tal como era? ¿Es posible que sea porque él se ha imaginado a sí mismo como un héroe, que lo ha predicho o, tal como dicen algunas personas, lo ha esperado? A pesar de todo, Rizal mismo fue ejecutado a una edad bastante temprana pero ahora todo el mundo le reverencia como el héroe nacional que inspiró el sentido nacionalista a la gente en medio de una gran crisis. Hay tres razones posibles que voy a enumerar.
.... En primer lugar, Rizal mismo le confesó a General José Alejandrino, otro propagandista y amigo del autor, que él no simpatizaba mucho con Ibarra/Simoun. General Alejandrino recuenta, “Then [Rizal] told me, '…Crisostomo Ibarra (Simoun) was an egoist who only decided to provoke the rebellion when he was hurt in his interests, his person, his love, and all the other things he held sacred. With men like him, success cannot be expected in their undertakings” (Agoncillo 279).
.... Por lo tanto, la presentación de una personalidad negativa en la novela como la de Simoun—acerba y un poco violenta—sirve para explicar las consecuencias de las acciones motivadas solamente por el egoísmo, con la esperanza de que los lectores pudieran aprender una lección importante.
....La segunda razón tiene algo que ver con la Revolución. El filibusterismo fue publicado en 1891, un año antes de que Rizal fue desterrado en Dapitan y antes de la fundación del Katipunan, la organización revolucionaria que más adelante lanzaría varias ofensivas contra los españoles.
.... Habría que hacer mención, no obstante, del hecho de que la idea de un levantamiento no es nueva. Ya había numerosas revueltas esporádicas antes del siglo XVIII cuando los dirigentes nativos como Tamblot y Bankaw rechazaron la conversión al Cristianismo.
.... Lo que Rizal estaba tratando de hacernos ver a través de Simoun, por lo tanto, es la idea de que los Filipinos no estaban listos para empezar una revolución prematura. En las palabras de Teodoro Agoncillo, un prominente historiador, “Rizal was not against revolution per se, but against one that has no direction, one that is disorderly and, therefore, would only result in useless bloodshed” (279). Esta idea se pone de manifiesto también en las palabras de Padre Florentino al héroe trágico de la novela:

... Yo no quiero decir que nuestra libertad se conquiste á filo de espada, la espada entra por muy poco en los destinos modernos, pero, sí, la hemos de conquistar mereciéndola, elevando la razón y la dignidad del individuo, amando lo justo, lo bueno, lo grande hasta morir por él, y cuando un pueblo llega á esa altura, Dios suministra el arma, y caen los ídolos, caen los tiranos como castillo de naipes, y brilla la libertad con la primera aurora. (283 - 284)

.... En tercer lugar, Simoun es una persona desilusionada que más adelante caería en desgracia. Rizal mismo experimentaba mucha tristeza en su propia vida—la injusticia, la crueldad y la violencia—y, tal como mantiene Agoncillo, “he created Simoun to symbolize the pessimistic and disillusioned half of his personality” (282). Por ello, podemos decir que Simoun, el héroe trágico, es una personificación del rencor de Rizal hacia la injusticia en la sociedad. Al igual que Okonkwo en la novela de Achebe, la caída en desgracia de Simoun fue causada en parte por el ambiente social donde vivía.

'El héroe trágico cae pero la historia le recuerda… para siempre'

.. “Cuando para un fin santo y sublime los hombres te necesiten, Dios sabrá sacarte del seno de las olas... Mientras tanto, allí no harás el mal, no torcerás el derecho, no fomentarás avaricias!” (286) Estas son las palabras que concluyen El filibusterismo, que prometen que una caja llena de tesoro cumplirá su función cuando la intención de una persona se haga noble y racional.
.... En conclusión, el protagonista en la segunda novela de Rizal es un héroe trágico porque su muerte es lamentable, sí, pero así podemos aprender que todos los hechos malos van castigados siempre. Quizás podamos aprender igualmente que nuestras metas tendrán éxito solamente cuando nuestras motivaciones sean puras y justas.
.... No es de extrañar que Rizal usara una figura o un personaje desencantado y vengativo como el protagonista porque al final, el hombre pretende aprender de sus errores… y de ello podemos aprender mucho. Asimismo, es interesante ver el poder de las obras de Rizal tanto de reflejar el ambiente social como de oponerlo y que siempre la novela, o la literatura, tiene una función de informar o educar a la gente.
.... De un modo u otro, podemos ver a Rizal mismo en los personajes en sus novelas. Y gracias a Simoun, nuestro “héroe trágico de la revolución” porque ahora ya sabemos que una meta, si va dedicada al bien común, siempre se realizará con mucho éxito... y este éxito es algo que realmente debemos merecer.









Obras Citadas
Achebe, Chinua. Things Fall Apart. Oxford: Heinemann Educational Publishers, 1996.

Agoncillo, Teodoro A. “Rizal and the Revolution.” Himalay: Kalipunan ng mga Pag-aaral kay Rizal. Eds. Patricia Melendez-Cruz and Apolinario Bayani-Chua. Manila: CCP, 1991.

Aristotle. Poetics. Trans. Gerald F. Else. USA: University of Michigan Press, 1967.

Joaquin, Nick. “Why Was the Rizal Hero a Creole?” Himalay: Kalipunan ng mga Pag-aaral kay Rizal. Eds. Patricia Melendez-Cruz and Apolinario Bayani-Chua. Manila: CCP, 1991.

McKinney, Beth Ellen. “The Tragic Hero in Literature: Oedipus, Othello and Willy Loman.”
Suite101.com Insightful writers. Informed Readers 5 Feb 2010. 10 Feb 2011. <http://www.suite101.com/content/the-definition-of-a-tragic-hero-a198480>.

Mojares, Resil B. “The Rise of the Novel: José Rizal.” Himalay: Kalipunan ng mga Pag-aaral kay Rizal. Eds. Patricia Melendez-Cruz and Apolinario Bayani-Chua. Manila: CCP, 1991.

Rizal, José P. El Filibusterismo. Manila: National Historical Institute, 1991.








portada verano 2011 archivos enlaces contactar índice

Tomo XV, no.2,
Verano 2011

,

Director: Edmundo Farolán




En este número:

Editorial

Al conjuro
Manuel Bernabé

En voz alta
José Hernández Gavira

Invocación a Rizal

Fernando Ma. Guerrero

A José Rizal

Roberto Rico

El caso de José Rizal frente a los dominicos españoles

Guillermo Gómez Rivera

1.)
El héroe trágico de la “revolución”
en El filibusterismo de José Rizal

2.) Voces reprimidas y el discurso del subalterno
en Noli me tangere

Jad Monsod

1.) Razones para las traducciones
2.) El último adiós (en italiano)
Vasco Caini

La presencia inadvertida de España en Filipinas
Juan Hernández Hortigüela

RIZAL de Edmundo Farolán Romero
Jonas Kraeusel

RIZAL (Fragmento )por Edmundo Farolán
Traducida al alemán por
Marcel Behringer


BIBLIOTECA DE CRÍTICA LITERARIA FILIPINA
NÚMERO SEXTO


Publicaciones de la
«COMISIÓN NACIONAL DEL CENTENARIO DE
JOSÉ RIZAL (1961)
»
Isaac Donoso Jiménez

Cartas y anuncios








Todos los derechos reservados
Copyright © 2011
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada