La presencia inadvertida de España en Filipinas
Juan Hernández Hortigüela



En un artículo publicado en el periódico digital “El Confidencial”, el pasado día 6 de mayo, su autor, D. Angel Villarino, resalta la noticia de que los filipinos se están haciendo los dueños de los servicios Call Center de muchas empresas internacionales, desbancando a la India, país que, hasta ahora, se estaba beneficiando con estas inversiones de empresas extranjeras.
...El autor cita, posiblemente con conocimiento de causa, los graves problemas de la industria filipina y de la corrupción institucionalizada que invade el país. No me corresponde a mí responder a estas informaciones, aunque me duelan, y mucho, ni es objeto de este artículo.
...Los motivos por los que hay ese cambio de la mentalidad empresarial, según el autor del artículo, son que “los filipinos son más respetuosos, más dulces y tienen más paciencia que los indios” añadiendo también que los operadores filipinos “son más rápidos y tienen más paciencia que los indios”.
...Desde el punto de vista técnico me niego a comentar las características laborales de los filipinos, declarando mi desconocimiento en este tema. No obstante, por mi experiencia de trato con filipinos puedo reiterar, con satisfacción, que suelen tener una inteligencia ágil, amabilidad y dulzura personal.
...Pero si los anteriores aspectos laborales y personales de los filipinos los considero admisibles, algunos no contrastados, y por respeto al autor, no puedo por menos de considerar otros aspectos, para mí muy interesantes, respecto a la presencia secular española en Filipinas que subyacen en el citado artículo y que, para muchos lectores, pasarán inadvertidos. El conocimiento, muy ligero, de la Historia de Filipinas, me permite hacer unos comentarios al respecto.
...D. Angel Villarino también cita como otros de los motivos del cambio laboral a favor de los filipinos es porque las Islas Filipinas “además de ser una de las naciones con menos tasa de analfabetismo de Asia (7%)…” este servicio ocupa a más de 600.000 filipinos “en su mayoría con estudios”.
...Hoy, que muchos filipinos se empeñan en buscar sus verdaderas raíces, sus señas de identidad, verdaderamente con poco éxito de investigación, sobre todo por “pinoys” convencidos, tienen una nueva oportunidad de pensar en las soluciones, sobre todo culturales, para la búsqueda de su propia identidad, que se ofrecen con conocimiento, sin sectarismo manipulador, y que las encontrarán repasando la Historia de Filipinas durante la presencia española en el Archipiélago, desde el año 1521, con la llegada de Fernando Magallanes a las Islas de San Lázaro.
...Es de lamentar que muchos de los actuales historiadores filipinos no conozcan el idioma español para poder estudiar e investigar los documentos y publicaciones, de los siglos XVI y XVII escritos en este idioma.
...¿Por qué los filipinos gozan de unas cifras de analfabetismo tan bajas, envidiables por el resto de los países asiáticos? ¿A qué se debe que la mayoría de los empleados filipinos de Call Center tengan estudios? Para aquellos filipinos, y españoles, que desconozcan que a finales del siglo XIX el nivel de alfabetización de Filipinas era superior al de muchos países europeos, incluida la metrópoli, España, posiblemente les cause cierto asombro, pero es una verdad histórica incuestionable.
...Que Filipinas tuvo, y retiene, una de las más prestigiosas universidades del mundo, fundada en Manila en el año 1611 (Universidad dominica de Santo Tomás) gracias a la labor educacional de la iglesia católica, es otra verdad irrebatible. Para mayor orgullo de Filipinas, y de España, precisamente este año 2011, se conmemora el cuarto centenario de la fundación de esta Universidad; conmemoración centenaria, por cierto, que no podrán celebrar las más prestigiosas universidades estadounidenses, por ejemplo, hasta dentro de ciento cincuenta años…
...Las respuestas a las cuestiones anteriores tienen sus raíces, sin duda alguna, en la educación secular proveniente de la cultura española. Se quiera o no reconocer, estos beneficios fueron la semilla para el crecimiento cultural de la sociedad filipina actual y una de las señas de identidad de Filipinas que proporcionó España y que con tanto interés buscan algunos filipinos que se obstinan en encontrar en rincones históricos de dudosa procedencia. Los errores históricos de la presencia española en Filipinas deben ser reconocidos por los españoles, pero esto no debe ser óbice ni valladar para que los filipinos también reconozcan que la cultura española es parte muy importante de sus señas de identidad.
...En el año en curso se conmemora otro importante acontecimiento en Filipinas: El ciento cincuenta aniversario del nacimiento del Héroe Nacional filipino, D. José Rizal-Mercado y Alonso, nacido en Calamba (La Laguna) el 19 de junio de 1861. Los españoles que hemos navegado por los procelosos mares, con mayor o menor éxito, de la Historia de Filipinas nos unimos a esta conmemoración por doble motivo: En primer lugar por ser generosos con el pueblo filipino y reconocer el error histórico de su sacrificio. En segundo lugar porque consideramos a D. José Rizal-Mercado y Alonso entre nuestros patriotas.
...Sí. Es también nuestro patriota por el amor demostrado a su Madre Patria, España, proclamado en multitud de ocasiones por todos los lugares donde viajó. Es nuestro patriota porque se educó y se expresó, con orgullo, en nuestro idioma durante toda su corta vida. El español fue su lengua entrañable, propia, el idioma en que realizó sus estudios. En el idioma español escribió sus principales obras (Noli, Filibusterismo, etc) Supo defender nuestro idioma ante la oposición de los frailes españoles a la castellanización del pueblo filipino. Finalmente, en las postreras horas de su vida nos dejó escrito, en español, su hermoso “Último Adiós
...Es nuestro patriota porque no estaba dispuesto a luchar contra España, a pesar de reconocer nuestras carencias y errores y reclamar, con dureza, las reformas que estimaba como justas y necesarias para Filipinas. No reclamó nada a España que los españoles no hubieran reclamado para ellos mismos. Es nuestro patriota porque se sabía ciudadano español y como tal decidió hacerse soldado al servicio, como médico, del ejército español en Cuba. Como militar español fue juzgado y condenado a muerte. Escribió D. Miguel de Unamuno refiriéndose a Rizal: “Español, sí, profundamente español, mucho más español que aquellos desgraciados que, sobre su cadáver aún caliente, lanzaron como un insulto al cielo, aquel sacrílego ¡Viva España!
...Lamentablemente, la muerte de D. José Rizal-Mercado y Alonso continúa siendo manipulada por algunos filipinos ignorantes de su propia historia y como arma arrojadiza contra la Madre Patria de la que él se consideraba hijo.
...Como español me congratulo con el reconocimiento internacional del nivel cultural del pueblo filipino y como español me atrevo a reclamar a este querido pueblo más justo reconocimiento de las señas de identidad que España les proporcionó. Tal vez, en un futuro próximo, los filipinos hablen el idioma español en los Call Center, el idioma en el que se expresó, también por teléfono, su Héroe Nacional y patriota español D. José Rizal-Mercado y Alonso





portada verano 2011 archivos enlaces contactar índice

Tomo XV, no.2,
Verano 2011

,

Director: Edmundo Farolán




En este número:

Editorial

Al conjuro
Manuel Bernabé

En voz alta
José Hernández Gavira

Invocación a Rizal

Fernando Ma. Guerrero

A José Rizal

Roberto Rico

El caso de José Rizal frente a los dominicos españoles

Guillermo Gómez Rivera

1.)
El héroe trágico de la “revolución”
en El filibusterismo de José Rizal

2.) Voces reprimidas y el discurso del subalterno
en Noli me tangere

JAD Monsod

1.) Razones para las traducciones
2.) El último adiós (en italiano)
Vasco Caini

La presencia inadvertida de España en Filipinas
Juan Hernández Hortigüela

RIZAL de Edmundo Farolán Romero
Jonas Kraeusel

RIZAL (Fragmento )por Edmundo Farolán
Traducida al alemán por
Marcel Behringer


BIBLIOTECA DE CRÍTICA LITERARIA FILIPINA
NÚMERO SEXTO


Publicaciones de la
«COMISIÓN NACIONAL DEL CENTENARIO DE
JOSÉ RIZAL (1961)
»
Isaac Donoso Jiménez

Cartas y anuncios








Todos los derechos reservados
Copyright © 2011
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada