BIBLIOTECA DE CRÍTICA LITERARIA FILIPINA
NÚMERO SEXTO

Nueva Era: Último hebdomadario
de la prensa filipina en español

Isaac Donoso Jiménez
Universidad Normal de Filipinas


Desde 1987 hasta el presente, la creación literaria de lengua española en Filipinas se ha visto comprometida, no tanto por perder esta lengua su estatus oficial como por el correspondiente desmantelamiento de la logística y los medios propios del uso de la misma. Naturalmente, la relación entre norma legal y realidad es complicada y acaso lo sea mucho más en lo que se refiere al uso de las lenguas. Pero en la circunstancia propia de una situación subalterna y de relego a idioma opcional, el problema sobrevenido a la lengua española en la vida y la cultura filipinas radica ya de hecho en la práctica de la sociedad civil. Televisión, radio, prensa, todos los medios de transmisión de información han ido falleciendo para la lengua española en el Archipiélago. Y quizás lo más importante, la desaparición de las unidades obligatorias de español en el currículum académico dejó sin trabajo a centenares de profesores al tiempo que dejaba sin esa oferta educativa a miles de alumnos. Ya no se hablaba español, ya no se estudiaba español, pero lo más “convincente” de todo consistía en que no había forma de poder estudiar, escuchar y acceder a la lengua española.

.... ..A pesar de la referida circunstancia y la condena de la producción literaria de lengua española a un ejercicio de heterodoxia, la literatura filipina de esta lengua se ha abierto nuevos caminos, se diría que inverosímiles, sobreponiéndose a la marginación. Es aquí donde habremos de situar uno de los fenómenos más relevantes o contradictorios en la “crónica de una muerte anunciada”. No obstante la oficial defunción de la lengua española en Filipinas según se desprende de la Constitución de 1987, nuevos medios de expresión han emergido por medio de la revolución informática, proveyendo las nuevas tecnologías voz al confinamiento a que había quedado reducido todo escritor filipino que quisiera expresarse en español.

.... ..Se trata de la emergencia del principal motor del actual desarrollo literario filipino en lengua española: internet. Ante las dificultades de encontrar medios de expresión, la red virtual se ha convertido en el principal instrumento empleado por los filipinos para la creación de un horizonte literario en español. Desde hace más de diez años, Revista Filipina: Revista Trimestral de Lengua y Literatura Hispanofilipina, ha pasado a ser el principal foro de debate, publicación y crítica del actual panorama de las Letras Filipinas en español. Internet ha permitido publicar desde cualquier parte del mundo para cualquier parte del mundo, lo cual ha facilitado el adecuado instrumento de expresión para otro importante fenómeno social de la Filipinas contemporánea: la emigración. La realidad literaria hispanofilipina encontraba así la internacionalización como modo de supervivencia, haciendo patente a su vez el espíritu o el sentimiento de la diáspora filipina. Nos hallamos en consecuencia ante dos fenómenos novedosos de la cultura literaria filipina: el uso de nuevos medios de expresión y la creación realizada fuera de Filipinas. Si la literatura filipina en lengua española estuviera muerta, ¿cómo se podría explicar su vitalidad a través de fenómenos tan característicos de nuestra modernidad?

.... ..No obstante, si la literatura filipina en español ha logrado abrirse puertas que van desde Vancouver a Santiago de Chile, si incluso ha logrado mantener una de las publicaciones electrónicas más antiguas y constantes de la red, ¿qué sucede en Filipinas? Es aquí donde la respuesta tiende a justificar una impresión elegíaca sobre el estado de cosas. A pesar de existir filipinos componiendo y trabajando en español fuera de Filipinas o de forma virtual a través de la red con mensajes dirigidos a todo el mundo, la realidad dentro del país no ofrece un panorama abundante y difícilmente un filipino podrá recibir un mensaje en lengua española. Filipinas ahora mismo/ Filipinas ora mismo es el único programa radiofónico emitido en español en la radio filipina. El programa opera de lunes a viernes de 19:00 a 20:00 horas, de 12:00 a 13:00 en España, a través de DZRM Radyo Manila 1278 kilohercios. Se puede escuchar en tiempo real en <http://e-dyario.com>. Las características de un programa de radio no permiten la permanencia de lo escrito. No obstante ello, Filipinas ahora mismo está ayudando a la creación de una recepción lingüística en español sin duda necesaria para la agitación cultural y literaria. Con tal propósito, al presente está en marcha la publicación del tercer número de una revista cuyo fin es primordialmente el desarrollo de un estado de conciencia filipino en torno a la lengua española: Perro Berde. Revista hispano-filipina de agitación cultural, editada desde la Embajada de España en Manila. Es igualmente relevante la publicación electrónica de la Consejería de Educación española: http://www.educacion.gob.es/filipinas/publicaciones-materiales/publicaciones.html.

.......Más allá de estos medios, respaldados por una iniciativa exterior, no existe en la actualidad ningún medio de comunicación netamente filipino que opere empleando como lengua de comunicación el español. La última publicación regular realizada en Filipinas, exclusivamente por filipinos y para filipinos, dejó de aparecer hace unos años, y su inactividad puede considerarse síntoma de su desaparición. Nos referimos a Nueva Era, hebdomadario filipino en idioma español fundado en 1935 por Emilio Ynciong Calao, la única publicación periódica en papel que se seguía publicando en Filipinas hasta tiempos recientes.

.......Gracias a los esfuerzos de Guillermo Gómez Rivera y a la necesidad legal de hacer públicos determinados anuncios legales, la publicación logró tener fondos e iniciativa para poder hacer realidad un esfuerzo absolutamente altruista que tenía como único fin mantener la prensa filipina en español, lengua común antaño de la prensa del Archipiélago. No obstante, la inexistencia total de un cuerpo de redactores hizo su contenido poco atractivo a subscripciones, lo que sumado a la dependencia del anuncio público de los tribunales filipinos, la llevaron a la desaparición en agosto de 2008. El formato de Nueva Era, la inexistencia de colaboraciones y redactores, la falta de fondos, y la poca ayuda recibida para poder mantener la publicación con dignidad, no permitieron que Nueva Era pudiera realizar la labor de difusión literaria que antaño realizaron otras publicaciones periódicas filipinas, desde Renacimiento Filipino, La Vanguardia, El Debate o Excelsior antes de la Segunda Guerra Mundial, hasta las últimas revistas literarias, Semana, El Maestro, Nuevo Horizonte, y en los años noventa Crónica de Manila, sección en español de The Manila Chronicle.

......Nueva Era, con una historia casi centenaria que representaba lo mejor de la prensa filipina, acabó convertida en vocero de la beligerancia de foros internautas, junto a las actividades incansables de Guillermo Gómez Rivera como verdadero paladín de la promoción cultural hispánica en el Archipiélago Filipino. A falta de anunciantes, Nueva Era reflejaba la esencia de la gracia gomezriveriana, desde rótulos que anuncian “Viva la hispanidad filipina”, hasta “Sonríase”. Estos contenidos no recibieron la atención suficiente para poder incrementar la participación y difusión de la publicación, y la logística de su periodicidad se fue comprometiendo cada vez más.

.... ..Así pues, la historia de Nueva Era nos habla de las difíciles condiciones en las que se encontró la expresión en español en el Archipiélago Filipino para poder alcanzar recepción. Pero al mismo tiempo, revela esfuerzos inmarcesibles de individuos filipinos por afirmar la pertinencia y valor de su expresión en lengua española. A pesar de contar con modestísimos fondos, a pesar de carecer de un cuerpo de redactores y de colaboración alguna, la publicación continuó existiendo desde 1935 hasta 2008 reflejando asimismo el desgaste del tiempo para la lengua española en el Archipiélago, y la heterodoxia a la que ello condujo, en este caso en la forma del mayor de los quijotismos con que el sino desafió al filipino que quisiera expresarse en español. Si Guillermo Gómez Rivera se mantuvo, si Nueva Era logró pervivir hasta el fin, la historia lo ha de reconocer como ejemplo de constancia, ejemplo que con nuestra creativa imaginación en el siglo XXI debemos hacer valer para seguir dando respuesta a las necesidades de expresión filipina en lengua española, y dar paso a lo que el rotativo del decano hebdomadario anunciaba.





^arriba^





portada otoño 2011 archivos enlaces contactar índice

Tomo XV, no.3,
Otoño 2011
,

Director: Edmundo Farolán




En este número:

Editorial

Nuestro idioma español
Flavio Zaragoza Cano

El lenguaje, el género
y el deseo en Hiligaynon

Corazón Villareal

Loling y su secreto
María Dolores Tapia

Balasan
Alejandro Sotto


BIBLIOTECA DE CRÍTICA LITERARIA FILIPINA
NÚMERO SÉPTIMO


Nueva Era;
Último hebdomadario
de la prensa filipina en español
Isaac Donoso Jiménez

Cartas y anuncios








Todos los derechos reservados
Copyright © 2011
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada