Reconocimiento flamenco


Guillermo Gómez Rivera



A Teresa Tambunting Paraíso de Liboro

(Teresita, en su inocencia y candor, no se daba plena cuenta de la delicada lección de español que se le estaba dando. Es religiosa y allí mismo se demuestra esa religiosidad suya cuando mostró la capilla que tiene en su casa como Dama de la Orden de Malta donde se le dice una misa cada dos meses. Como católica devota, e insulada, en muchos casos, de las cosas del mundo moderno, Teresita ha mandado levantar con su propio dinero toda una catedral en un arrabal pobre de Manila y ha ayudado mediante su programa de caridad a muchos pobres paisanos suyos.. Su diversion es el baile español y las fiestecitas en su casa con sus amigos.)



Teresa, Tereret o Teresita
siempre lleva su herencia binondeña,
de trabajo y de fiesta, en su bonita
sonrisa. Su vision es malagueña
cual su estilo de dulce princesita
puesta en una jarana batangueña.


Se encontró con su Príncipe de Asturias
de raíz balayense que secunda
con afán sus amores y sus furias
por el hogar y el baile que le inunda.


El mundo del Flamenco en Filipinas
Reconoce la gran contribución
que Doña Tereret dio a las divinas
arcas de esta danza del corazón.


Ciudad de Makati
30 de abril 2009





portada verano 2009 archivos enlaces contactar índice

Tomo XIII, no.2,
Verano 2009


Director: Edmundo Farolán




En este número:


¿Desengaño o
reconciliación?
Ángel Brichs Papiol


....Y el Señor desembarcó

en Filipinas
Juan Hernández Hortigüela


El orgullo de Melitón
(Un relato de amor

en las lejanías)
Maria Dolores Tapia del Río


Junta con

el embajador Luis Arias
Guillermo Gómez Rivera


Reconocimiento flamenco
Guillermo Gómez Rivera


Notas lingüísticas

hispanofilipinas
Edmundo Farolán


Cartas de nuestros lectores














Todos los derechos reservados /
Copyright © 2008
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada