Reseña: Isaac Donoso y Andrea Gallo.
Literatura hispanofilipina actual,
Madrid, Verbum, 2011,
180 pp., ISBN: 9788479626945

Jorge Molina del Callejo
Doctorando en Literatura Hispánica
Universidad de Filipinas-Diliman


E
n la última década la tradicional Filología Hispánica se ha visto en la boyante necesidad de interpretar la lengua española en términos de capacidad económica y expansión demográfica, desarrollando toda una industria para la enseñanza de español como segunda lengua y ajustar la política exterior de España como potencial cultural. Sin embargo, todo este escenario de prosperidad y expansión universal del español contrasta con el permanente tendón de Aquiles de la historia de la lengua española: Filipinas. Con una población de prácticamente cien millones de habitantes, si el español hubiera triunfado como lengua nacional filipina, a día de hoy estaríamos hablando de una potencia cultural en Asia de incalculables proporciones. Escindida por una mentalidad colonial que depreda las lenguas filipinas, desde las regionales hasta la considerada como lengua nacional (wikang pambansa), la población filipina vive sumergida en una diglosia evitando afrontar de frente el problema lingüístico como transcendental en su estrategia de país. Mientras Corea, Japón e incluso Malasia, crecen económicamente orgullosas de su identidad cultural, Filipinas evita mirar al pasado y en consecuencia es incapaz de construir un futuro.

.....Como californiano estudiando un doctorado de literatura hispánica en la Universidad de Filipinas, resulta ciertamente difícil de asumir el contraste entre el crecimiento de la lengua española en los Estados Unidos y su abandono en Filipinas. ¿Qué ha sucedido con la lengua española, existe una literatura actual escrita por filipinos en español, qué lugar ocupa en el actual panorama literario filipino? El crítico literario no puede decirnos que ya no hay nada, pues entonces esa Filología Hispánica de la que tanto nos enorgullecemos sería inoperante para resolver su principal laguna histórica: la pérdida del dominio lingüístico filipino. Y es aquí donde la mundialización de la lengua española hace necesaria la formación de filólogos y críticos literarios que puedan por fin dar respuesta positiva a la laguna histórica que representa Filipinas. Otra situación resultaría una enorme irresponsabilidad, irresponsabilidad que en el estado actual de las cosas es imposible seguir sosteniendo. En efecto, desde 1987, año en que el español dejó de ser lengua oficial en Filipinas después de cuatro siglos, la escritura en español ha pasado definitivamente a ser otra literatura más de las numerosas literaturas marginales filipinas, no obstante, manteniendo su estatus como heredera de la principal literatura clásica filipina. Negar esto sería negar la existencia de autores que, independientemente de las opciones vitales y estéticas que se vieron obligados a tomar, siguen escribiendo en español (Guillermo Gómez Rivera, Edmundo Farolán y hace poco antes de su fallecimiento, Hilario Ziálcita). Pero no sólo autores que continúan el proceso literario de la generación anterior, sino que a finales de siglo surgió una nueva nómina de autores filipinos que, sin ser hispanohablantes nativos, se vieron en la necesidad de encontrar raíces en la lengua española (Edwin Lozada, Paulina Constancia, Elizabeth Medina, Daisy López, Noel Ramiscal, etc). En torno a una de las revistas digitales más antiguas de la red, Revista Filipina, la modernidad filipina en lengua española ha tomado forma. Sin duda ha pasado ya el peor de los momentos, y en estos últimos años hay un resurgir literario filipino que, heterodoxamente, hace de la lengua española su seña de identidad entroncada con la cultura más ortodoxamente filipina.

.....El presente libro, obra del español Isaac Donoso y el italiano Andrea Gallo, es por lo tanto una empresa de capital urgencia en la descripción coherente y rigurosa de la situación actual de la literatura filipina escrita en español, cuando ya no se podía demorar más la cuestión. Junto al análisis del contexto y los autores, se adjunta una prolija antología de todos los géneros literarios cultivados. Consecuentemente, la obra recibió el reconocimiento a su importancia en la recomposición del puzzle que Filipinas siempre ha causado a la Filología Hispánica con el I Premio Juan Andrés de ensayo e investigación en Ciencias Humanas, ofrecido por el grupo de investigación Humanismo-Europa de la Universidad de Alicante. Nos encontramos por lo tanto ante una obra que debe estar en todas la bibliotecas especializadas en temas hispánicos del mundo, que representa el primer escalón en la dignificación de esta literatura olvidada durante demasiado tiempo. Con la «Colección Oriente» de autores contemporáneos filipinos que se publica en Sevilla, el camino a seguir es la promoción y puesta al alcance del público de las obras de autores que contra viento y marea escriben en español, relegados en Filipinas, pero también en el mundo hispanohablante.








^arriba^

portada invierno 2012-13 archivos enlaces contactar índice

Tomo XVI, no.3,
Invierno 2012-13
,

Director: Edmundo Farolán
Isaac Donoso
Subdirector, Redactor




En este número:

Editorial

El Documental "El Idioma Español
en Filipinas" se proyecta en Manila

Javier Ruescas

El documental sobre el idioma
español en Filipinas

Guillermo Gómez Rivera

Introducciones a la literatura filipina
en español:
Análisis de las obras de
Estanislao Alinea,
Luis Mariñas y Delfín Colomé

Cecilia Quirós Cañiza

Isaac Donoso y Andrea Gallo:
Literatura hispanofilipina actual

Jorge Molina del Callejo

Intertextualidad hispanoamericana
en las letras hispanofilipinas

Manuel García Castellón

Carpe diem en el poema “Manila”
de Fernando Ma. Guerrero:
Las conexiones del presente,
pasado y futuro

Therese Chua

El recuerdo y la resistencia:
Poética de
Enrique Fernández Lumba

Jad B. Monsod

Alemania alerta en las Filipinas
Carlos A. Font Gavira

Bitácoras Filipinas en español
Roberto Rico


Todos los derechos reservados
Copyright © 2012, 2013
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada