Gloria Macapagal de Arroyo:
¿Promover el español en Filipinas?
José Mario Alas


Hace más de un año que la Presidenta Gloria Macapagal Arroyo visitó España, y en la Casa Asia, pronunció un discurso prometiendo a los políticos españoles que mandara una orden a promover la enseñanza del español en Filipinas. He aquí un fragmento de este discurso:

"...deseamos sinceramente fomentar la enseñanza del idioma español en Filipinas... He mandado un memorando, dirigido a nuestro departamento de Educación, a nuestra Comisión de Educación Superior y a nuestra autoridad de educación técnica y de desarrollo de habilidades, para que promuevan la enseñanza del español en nuestras escuelas e instituciones de educación en el país. Esperamos trabajar estrechamente con el Gobierno español en este esfuerzo de promover la enseñanza del idioma español en Filipinas
. (La tercera Tribuna España-Filipinas, Casa Asia, Palacio del Patio de Miraflores, ESPAÑA, 4 de diciembre de 2007)

Pues, hasta ahora, no hemos oído ninguna ordenanza ni ley mayor para actualizar sus promesas. Parece que sus promesas son como las palabras de los políticos innumerables alrededor del mundo — vacías.

Desde la muerte —o, mejor dicho, el homicidio— de la lengua castellana durante el gobierno de Corazón Aquino Cojuanco (1986-1992), parece que se haya perdido la esperanza de reinstalar la ley de la enseñanza del español en nuestra constitución. Durante la presidencia de Fidel Ramos Valdez (1992-1998), el idioma español fue olvidado totalmente. El Senador Blas F. Ople (1927-2003), uno de los recipientes del Premio Nóbel (1993), intentaba luchar para la conservación de nuestro idioma en Filipinas. Pero falló.

En la administración controversial del siguiente Presidente Joseph Ejército Estrada (1998-2001), seguía la situación desahuciada. "Erap" tenía la oportunidad porque es de una familia de hispanoparlantes, pero no hizo nada para promover el español en Filipinas.

Pasó el espantoso golpe de estado en 2001 en que Erap perdió su poder a Arroyo. En el año 2000, en la ceremonia de ingreso como miembro numerario de la Academia Filipina, Arroyo dijo: "...pertenezco a una famila en la que la lengua española forma parte de mi vida...". ( Villa San Miguel ,10 de enero de 2000). Lo que no entiendo es si es una hispanohablante, se aprovechará de defender y difundir la lengua española en Filipinas, el propósito principal de las Academias de la lengua española alrededor del mundo.

Pero no hizo nada. Arroyo ya lleva casi ocho años en la presidencia, pero ¿ qué ha hecho para promover la lengua española —¡su lengua!— en Filipinas? ¿Era una mentira su discurso en España?

A lo largo de la historia moderna de nuestro país, había varias personas y grupos que luchaban para enseñar, guardar, promover, difundir, y enaltecer esta lengua muy noble como algunos miembros de la Academia Filipina de la Lengua Española, La Cooperación Nacional de Profesores de Español (CONAPE), los senadores Claro Recto Mayo y Enrique Magalona, y por supuesto, la familia Zóbel del prestigioso Premio Zóbel. También, hace poco, el alemán Andreas Herbig formó un grupo de internet, el Círculo Hispano-Filipino compuesto de muchos hispanistas alrededor del mundo.

Pero a pesar de todos los esfuerzos, nada pasa.

Arroyo se fue a España, pero, tristemente, su visita era todo un espectáculo. Si ella no hubiera hecho ninguna promesa en cuanto a sus proyectos hacia la lengua española en las Filipinas, hubiera sido mejor. En aquella visita de diciembre a España, podría haber hecho más para la lengua española en nuestro país, sobre todo cuando se reunía con políticos españoles. Pero sus palabras eran palabras vacías.

No creo que podamos esperar nada de ella. Enviar mensajes y peticiones no hará nada. Ella es el tipo de persona que sólo escuchará, pero no hará nada. Tampoco podemos esperar nada del pueblo filipino que se preocupa más por buscar soluciones de los problemas económicos, políticos, y medioambientales más que los problemas culturales y lingüisticos. Es la verdad, la verdad dolorosa.

Somos, por lo tanto, como un manojo de Quijotes: queremos discutir pero no hacemos nada concreto. Pero como Don Quijote, hay que seguir luchando. Ahora que tenemos el Instituto Cervantes, propiamente nombrado para continuar la lucha quijotesca, la organización cultural española más activa en el mundo entero, espero que hagan proyectos concretos y que ejerzan alguna influencia al gobierno filipino.


 
^arriba^


portada invierno-08-09 archivos enlaces contactar

Tomo XII, no.4
Invierno 08-09

Director: Edmundo Farolán



En este número:

Un cuento folclórico filipino:
Verdad y Falsedad

Traducción: Darío Seb Durban

Recuerdos de Filipinas.
Entrevista
a Brooke Cadwallader

Andrea Gallo

La Esclavitud
en las Islas Filipinas

Juan Hernández Hortigüela

Las Filipinas
en busca
de su identidad hispana.

Dr. Enrique Javier Yarza Rovira.

Una antología
de la literatura española
reciente

Pablo Cuevas Subías

Gloria Macapagal de Arroyo:
¿Promover el español
en Filipinas?
José Mario Alas

Dos cartas
a la Directora
de IC en Madrid

J.H. Hortigüela, G.G. Rivera







Todos los derechos reservados /
Copyright © 2008
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada