Reflexiones sobre el I Premio Juan Andrés de Ensayo e Investigación en Ciencias Humanas


Andrea Gallo


El día 3 de junio de este año, juntamente con el profesor y amigo Isaac Donoso Jiménez de la Universidad Normal de Filipinas, me ha sido entregado el “I Premio Juan Andrés de Ensayo e Investigación en Ciencias Humanas” por la publicación, escrita a cuatro manos, Literatura hispanofilipina actual que saldrá a finales del verano por la editorial Verbum de Madrid.

....Ahora el director de Revista Filipina me escribe pidiéndome mis impresiones: es por ello que me pongo a escribir estas breves reflexiones.

....Ante todo, siento la obligación de agradecer a los que han hecho posible este evento: Donoso que hace tiempo me propuso recoger nuestros ensayos para preparar un libro nuevo; el Prof. Pedro Aullón de Haro de la Universidad de Alicante, que tanto ha apoyado nuestro trabajo creyendo en este proyecto; la editorial Verbum que ha dado espacio a un tema tan nuevo y original; a todos los amigos filipinos que han prestado y prestarán atención a este libro y que ya se alegran con nosotros de que vaya a existir una publicación parecida.

....Pero sobre todo mi agradecimiento va a aquellos escritores que, mencionados, analizados, e incluidos en la parte antológica del libro, hacen posible que se pueda modernamente seguir hablando de una literatura filipina escrita en castellano. Ellos demuestran y a la vez permiten y ayudan a que el elemento cultural hispánico mantenga vitalidad y sentido para la nación filipina.

....Por lo tanto, les doy las gracias (en orden alfabético de nombre) a las Sras. Daisy López, Elizabeth Medina, María Dolores Tapia del Río, Marra Lanot, Paulina Constancia y a los Srs. Edmundo Farolán Romero, nuestro director, Edwin Agustín Lozada, Guillermo Gómez Rivera, Hilario Ziálcita Legarda, Macario Ofilada Mina, Noel Guivani Ramiscal, Wystan de la Peña y a otros de los que, aunque no mencionados en el libro por no haber salido aún a la prensa, sabemos que siguen teniendo en el cajón escritos de interés y de valor que pronto ofrecerán al público tanto filipino como internacional.

....Ellos, creo, son los auténticos protagonistas y últimos destinatarios de este premio ya que representan la renovación y vitalidad de las letras hispanas en su país.

....Muchas veces, en efecto, se me ha preguntado — y con curiosidad y asombro sigue preguntándome a veces el amigo Farolán — por qué razón, para mí, las letras hispanofilipinas deberían representar algún interés.

....No es ésta la sede apropiada para disquisiciones académicas, con lo cual me limitaré a unas breves reflexiones que expresen resumidamente las razones personales que me han empujado a dedicarme, a lo largo de estos últimos años, a este tipo de estudios.

....Personalmente, creo que las letras filipinas escritas en castellano tienen un doble valor: un valor por el “universo hispánico” y por la cultura universal, ya que representan uno de los innumerables “productos” de la cultura humana considerada como el devenir de infinitas interrelaciones; un segundo valor por la Filipinas de toda época y por los filipinos de cualquier tiempo, considerados como comunidad - antes que nacional - espiritual y cultural, a pesar de las numerosas peculiaridades que diferencian entre sí a los distintos pueblos de las siete mil islas.

....Podría esta última parecer una consideración estéril, pero bien sabe el estudioso de cosas filipinas como - erróneamente - se considera a veces lo escrito en español en Filipinas como algo no-filipino, imaginando absurdamente que el elemento hispánico fuera separable de la “filipinidad”; en otras palabras como si fuera posible, por ejemplo, pensar en la Nueva Zelanda de hoy prescindiendo de lo (escrito, pensado, vivido.. en) inglés, o como si la auténtica cultura de Seychelles y Mauritius pudiera prescindir de una de las dos integrantes coloniales (inglesa o francesa) presentes en su historia, escogiendo una y excluyendo por completo la otra.

....Y en este sentido yo creo que las letras hispanofilipinas - tanto de los siglos, décadas y lustros pasados así como las actuales - representan un aspecto imprescindible para conocer y comprender la Filipinas del pasado igual que la de hoy, ya que estas letras siguen teniendo significado: el significado profundo que brinda el conocer el origen de sí mismos, nuestra propia ascendencia y nuestro recorrido existencial tanto como individuos así como comunidades.

....Por estas sencillas razones, y sin entrar en cuestiones de mera reflexión lingüístico-filológica, estimo como importante el conocimiento, el estudio, la valoración, el fomento y la difusión de las letras hispanofilipinas tanto como fenómeno de un pasado lejano y reciente, cuanto como viva realidad del tiempo presente.

....Y con respecto a la valoración y defensa de este patrimonio, amo utilizar un concepto tomado de las ciencias naturales: la idea de “biodiversidad”.

....Hemos recibido un planeta riquísimo de especies y variedades distintas y coexistentes. Entregarlo a las generaciones venideras tal como lo hemos recibido sin dilapidar este patrimonio, y hasta tal vez enriqueciéndolo, es imperativo de cada uno de nosotros que debemos tratar de garantizar a los que vendrán la fruición de la misma abundancia de bienes espirituales y materiales que encontramos, enriquecida por nuestra personal contribución y por la conciencia de la importancia del amparo de nuestro patrimonio.

....Si esto justamente vale por los organismos vivientes, las especies raras, los paisajes, los ambientes naturales, también vale para los monumentos. Y monumento y memento, realidad viva de un camino único y personal que una estirpe recurre a través del tiempo, es constituido también por las lenguas, las letras y todo aquel depósito de sabiduría de toda, grande o pequeña, comunidad humana que designamos como cultura...

....A mi manera de ver, entonces, existe inclusive en la civilización humana una “biodiversidad cultural” que merece atención y necesita ser preservada para que el mundo no se quede más pobre.

....No cabe duda de que nada sobrevive siempre igual, y que, consecuentemente, esta mutación y adaptación a los quehaceres del tiempo es tan evidente en las lenguas humanas las cuales evolucionan, se modifican, mudan a través de intercambios culturales fructíferos así como en consecuencia de traumas que la historia siempre proporciona.

....Cambian las generaciones, y cosas antiguas asumen significados nuevos. Sin embargo, si es la memoria lo que hace del hombre lo que es, y es indudable que nosotros como seres humanos necesitamos mantener la relación con nuestro propio pasado para sembrar nuestro porvenir.

....Entonces, a mi manera de ver, Filipinas queda más rica y deja más rica a toda la comunidad humana, si sabe guardar y valorar todos sus tesoros, naturales, humanos y culturales, preservando asimismo lo poco que queda - ¡pero aún queda! - de su habla hispana y de su correspondiente tradición literaria que es también expresión de un gusto, de una estética, de una sensibilidad, de una interpretación del mundo, en fin, de una cultura.

....Es por eso que — aprovechando la ocasión que amablemente me proporciona el director Farolán, quien me invita a hablar del trabajo al que me dedico actualmente y de los proyectos futuros — deseo mencionar como ya se ha aludido en otra ocasión en esta sede editorial, el proyecto ambicioso de la Colección Oriente.

....Se trata de una colección de literatura hispanofilipina contemporánea cuya finalidad es dar voz y atención a los que escriben en castellano y se ven obligados - por falta de salida editorial - a dejar en el fondo de un cajón sus manuscritos. Entre ellos se encuentran tanto quienes el español lo han respirado ya en la cuna como su lengua materna así como los que lo han aprendido como lengua del entorno o como idioma de cultura. Sin embargo, todos, en el castellano, han reconocido una lengua del corazón, una de las lenguas de la “patria adorada”.

....Esta idea que se va concretando día a día, se debe no sólo a mi iniciativa personal, sino también a la disponibilidad de la editorial ArCiBel de Sevilla (www.arcibel.es) que en la persona de su directora, la Sra. Mercedes Arriaga Flórez, ha confiado en el proyecto; y se debe a tantos colaboradores y colaboradoras que han prestado generosamente su obra y sus consejos.

....Con la Colección Oriente se desea promocionar la cultura filipina en su globalidad. Por ello en la portada de cada libro aparece un cuadro de un pintor de raigambre nacional así como campean el sol y las estrellas de la bandera y una cita poética de un poeta filipino considerado ya clásico. Igualmente para simbolizar la herencia común que hermana a todos los pueblos de ascendencia hispánica, cada autor será presentado gracias al prólogo de un reconocido escritor de lengua española.

....Espero sinceramente y de corazón que esta iniciativa editorial y cultural se pueda convertir en un punto de referencia importante para todo escritor filipino, no sólo de habla castellana, y para un público de lectores y críticos tanto filipinos como extranjeros.

....Termino estas líneas volviendo a agradecer por este premio, a través del cual veo reconocida también la labor de todas aquellas filipinas y a todos aquellos filipinos que saben renovar la raíz de su pasado como linfa vital para proyectar el futuro de su comunidad nacional y local.


^arriba^




portada verano 2010 archivos enlaces contactar índice

Tomo XIV, no.2,
Verano 2010


Director: Edmundo Farolán




En este número:

Editorial

Homenaje a los heroicos Donoso y Gallo
Guillermo Gómez Rivera

Reflexiones sobre
el I Premio Juan Andrés de Ensayo e Investigación
en Ciencias Humanas

Andrea Gallo

El español en las Islas Filipinas
Friedrich Lämmel

El Último Adiós de José Rizal
Marcel Behringer


“Memoria compartida: el legado intercultural hispano-filipino”:
un proyecto de investigación.

Nieves Villaseca
Juan Ignacio Robles

Carta de Soldedad Vital de Luna
a Felipe Gómez y Windham.
Memorias personales sobre:
•El homicidio de Paz Pardo de Tavera

•El asesinato de Antonio Luna y Andrés Bonifacio
•El conato de venta de Filipinas a EE.UU.
•El juego de la francmasonería de Filipinas










Todos los derechos reservados
Copyright © 2010
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada