UNA EXCURSIÓN A MALOLOS Y HAGONOY, BULACÁN

Guillermo Gómez Rivera


1. NOS REUNIMOS EN SALCEDO, MAKATI

Viernes, 4 de mayo, 2007. A las siete de la mañana me presenté con Jessie G. Santos en el Avignon Tower, 144 de la Costa St., Salcedo Village, Makati City. Esperamos un poco en el vestíbulo y Lolita Ch. Delgado de Fansler sale de un ascensor y nos saluda amablemente. Dentro de unos minutos llega la "researcher" o investigadora empleada de Lolita y de D. Luis García que se llama Christine.

Unos momentos después llega en su coche vagón D. Luis García que amablemente nos invitó a todos a embarcarnos en su vehículo. Erámos en total ocho, incluidas dos domésticas y el chófer de D. Luis. Con los tres pasajeros en la parte trasera del coche vagón venía la silla de ruedas de Don Luis. Ya no puede caminar sin apoyo a los 81 años.


2. LLEGAMOS A BARASOAIN

Después de casi una hora de viaje llegamos a Barasoain donde paramos para visitar la famosa iglesia donde se celebró la primera asamblea constituyente de Filipinas en 1899 que escribió y proclamó la Constitución de Malolos, entonces capital de la República de Filipinas en aquel mismo año. Don Luis García, nos dijo, es un fotógrafo premiado y nos tomó fotos, a un servidor y a Lolita, delante de la entrada de la antigua, bonita e histórica Iglesia de Barasoain.

Entré en la iglesia y Jessie me seguía con la cámara de video registrando cada paso que tomaba hasta al altar de dicha iglesia. Salí al patio de la misma que se sitúa a su derecha desde la entrada. Di allí di una vuelta contemplando el convento. Salí a la cochera y allí entré en la librería del convento. Me encontré con Lolita y como ella compré varios libros sobre la
historia y la constitución de Malolos. Un total de siete libros con fotos de la mayoría de los delegados a la asamblea constituyente que redactó este documento importante.

La foto de la Iglesia de Barasoain, aparece en una moneda de papel de Filipinas con valor de diez pesos.


3. EN POS DE LAS RAÍCES DEL DR. JOSÉ MARIA DELGADO

Volvimos al vehículo para irnos a la Iglesia y Convento-Palacio de Malolos para buscar la partida de casamiento y la fe de bautismo del abuelo de Lolita, el Dr. José Maria Delgado, primer embajador filipino a la Santa Sede y fundador y presidente de Solidaridad Filipino-Hispana, Inc., que, en vida, me empleó a mí, en 1961, como su Secrtario personal y como el Ejecutivo de dicha Solidaridad Filipino-Hispana, Inc.. Ésta tenía sus oficinas, su biblioteca y su salón de baile en el Edificio de Isabel, en la Calle España, en Sampaloc, Manila.

Duré 20 años en ese empleo. El Dr. Delgado ya tenía 77 años cuando me hizo su mano derecha en Solidaridad y falleció a los 97 años en pleno dominio de sus facultades. Era un gran escritor y un campeón del filipinismo auténtico.

Así que Lolita se acuerda de mí desde que era una niñita cuando me veía en el enorme Delgado Compound en la Calle Baler, #10, en compañía de su abuelito Pepe y su abuelita Ichay (Doña Felisa). Don Francisco Delgado, hijo de Don Pepe y tío de Lolita me dio su gran casa, de 7 habitaciones, gran sala, comedor, cocina y jardín donde viví con mi madre por muchos años hasta que me casé. Don Francisco, o Don Paco, hoy tiene 90 años y acaba de enviudar por segunda vez. Su primera esposa era Doña Carmencita Chuidián y la segunda, recientemente fallecida, fue Doña Victoria Quirino, hija del Presidente Elpidio Quirino de Vígan.


4. EL ROBO DE CIEN BILLONES DE DÓLARES EN 1899

De la Iglesia de Barasoain, pasamos a la Iglesia propiamente de Malolos que ahora es una Basilica. Las dos iglesias apenas distan un kilómetro y medio. Entre ellas quedan antiguas casas de la época española.

Antes de entrar a la plaza de la Iglesia de Malolos se pasa por la antigua Casa Real de Malolos, hecha durante el tiempo español. Y poco antes de la misma Casa Real, señalé a Lolita las ruinas de una casa, de muros gruesos de piedra, que era donde se guardó la reserva en oro y plata, valorada en más de cien mil millones de dólares ($100 Billion), de la República de Filipinas de 1896-98.

Todo ese oro y toda esa plata lo sacaron los rebeldes katipuneros de todas las iglesias, conventos, tribunales, casas reales, tesorerías provinciales, y ciudadanos particulares. Era plata y oro de México traído por el comercio de los galeones que duraron más de dos siglos. Cuando Malolos al fin cayó, tras el asesinato del General Antonio Luna en Cabanatuan, Nueva Ecija, que mucho debilitó al ejército filipino de aquella primera República de Asia, el ejército invasor WASP usense se apoderó de ese tesoro y se lo mandó a Estados Unidos. A la cabeza de aquel ejército invasor estaba un tal Arthur MacArthur, padre del "I shall return" Douglash MacArthur.


5. LOS COJUANGCO Y SU RUMORADA RIQUEZA MALHABIDA

Entre Barasoain y Malolos aún se encuentra la casa de los Cojuangco. Los Cojuangco son ahora de Concepción Tarlac, pero resulta que son oriundos de Barasoain y el Sector de Mestizos de Malolos. Se trasladaron a Tarlac porque, según el académico e historiador filipino, Don Francisco Zaragoza y Carrillo (autor con Claro M. Recto de Vicente Ilustre, El Isagani de
Rizal
, Manila, 1950), uno de sus viejos abuelos hizo grandes empréstitos a muchos otros mestizos de Malolos y al no poder pagarlos, aquéllos los atosigaron de tal forma que no tuvieron otro remedio más que salir de Malolos.

Asentados en Concepción, Tarlac, los Cojuangco, personificados en aquel tiempo por un tal Don Melencio y una tal Doña Ysidra, su hermana, sorprendentemente quedaron muy ricos en poco tiempo. Doña Ysidra era novia del General Antonio Luna, encargado con el Capitán Servillano Sevilla, del tesoro en oro y plata (que ya más arriba aludimos) de la Primera República de Filipinas.

Ese tesoro más tarde serviría de reserva a la moneda oficial que dicha República expediría más tarde y que es una causa del asesinato del mencionado Gral. Luna, a la manera masónica a bolazos. (Andrés Bonifacio y su hermano Procopio, fueron igualmente asesinados a la manera masónica, a bolazos, por haber desobedecido unas órdenes de la alta jerarquía masónica expedida desde Charleston, Atlanta, EE.UU., el "vaticano" de la Masonería internacional. Hay un grado masónico que tiene por símbolo un machete, o bolo, ensangrentado y una mano agarrando una cabeza humana tras una decapitación. Vea la encíclica Humanum Genus del Papa Leon XIII, abril 4 de 1884 y el libro Behind de Lodge Door ,pp. 221-222, donde se dice que Aguinaldo estaba controlado por esa jerarquía desde el momento de hacerse masón y llegar al grado 33.)

El Gral. Antonio Luna depósito en poder de su novia Ysidra, un tesoro en oro y plata valorado en aquel tiempo en dos cientos mil dólares. Hasta el "Animal Farms Publication" del archivero Manapat de la Bioblioteca Nacional de Filipinas (y autor de Some are Smarter) nos cuenta que "Don Melencio, el hermano de Ysidra, se apoderó de ese tesoro y lo guardó en un pozo sobre el cual construyó su casa".

Don Melencio era vendedor de leña y carbón de palo pero logró comprar tranzones de tierra con ese tesoro mal-habido. Luego, se pasó al bando de los invasores WASP usenses para que éstos le permitiesen cargar en los trenes españoles de Dagupan-Manila su leña, su carbón de palo y algunos productos agrícolas de sus expandidas tierras "malhabidas". El presidente Marcos
ordenó se les investigue a los Cojuangco por sus riquezas malhabidas (ill-gotten wealth) llegando al extremo de demandarles judicialmente. Esa demanda, desapareció de los archivos judiciales cuando subió de presidenta la inelecta Cory Cojuango.


6. EL SECTOR DE MESTIZOS (O, DE CHINOS CRISTIANOS)

Al llegar donde está la vieja Casa Real, hoy un museo tras una restauración, se tuerce a la izquierda y se pasa por un puente que da delante de la Iglesia de Malolos.

Malolos, desde su fundación estaba dividido entre dos Sectores. El Sector de Naturales o Indios tagalos, a la izquierda de la Iglesia, y el Sector de Mestizos, a la derecha de la misma Iglesia.

Todos se creen ahora que al hablar de "Sector de Mestizos" la referencia que se hace es a mestizos de españoles con indígenas o criollos. Pero no es así. Los referidos mestizos son chinos cristianos. Es decir, chinos que se convirtieron al catolicismo al asentarse en Filipinas y adquirir la ciudadanía española. Los pobladores, por eso, del Sector de Mestizos de Malolos son chinos cristianos o mestizos usualmente casados con tagalas católicas. A sus hijos se les calificaba igualmente de mestizos.

De hecho las calles que componen el Sector de Mestizos de Malolos son Calle Parián (Parián quiere decir "misión para chinos") y Santo Niño. Decir mestizo, así a secas, es sinónimo de chino cristiano. Los chinos que aún no eran cristianos católicos, ni ciudadanos españoles asentados en Filipinas, no se les llamaba "mestizos" sino "chinos infieles". No olvidemos que la Iglesia Católica, por el Patronato Real, era la Iglesia oficial de la Corona Española o del Estado Español. Había una fuerte unión entre la Iglesia Católica y el Estado Filipino bajo la Corona de España.

Esta clasificación por linaje se hacía para propósitos del tributo. El mestizo pagaba cinco veces más que el indio porque era productivo económicamente. El mestizo es usualmente comerciante y agricultor. Sus antepasados chinos cristianos fueron traídos por los frailes españoles a Malolos para enseñar a los indios tagalos como mejor cultivar el arroz, como pescar mejor y como mejor cuidar de una huerta o un vergel. Los naturales tagalos eran usualmente los obreros, los criados y los empleados de los mestizos de Malolos.

Entre los dos sectores había un pequeño grupo de españoles tanto insulares como peninsulares. Es decir criollos y sus castizos, mestizos, mesticillos, mestizos terciados y cuarterones que usualmente vivían en el Sector de Mestizos en casa de cal y canto y muebles opulentos. Muy contados vivían en el Sector de Naturales en casas construidas de "sencilla construcción", es decir de bambú, tabiques de sauali y techado de nipa.

El coche vagón de Don Luis paró a la designada entrada del palacio obispal de Malolos que durante la guerra fil-usense fue el palacio presidencial de Emilio Aguinaldo y Famy. Malolos fue la capital provisional de la República de Filipinas ya que Manila estaba ya en las sangrientas manos del ejército usense.


7. LOS ARCHIVOS DEL PALACIO Y CONVENTO DE MALOLOS

Bajamos para ir al despacho del encargado de los archivos de Malolos. Los archivos existentes solo datan desde 1922 y Lolita quería la partida de nacimiento y baustimo de su abuelo, el primer Embajador Filipino a la Santa Sede. Digno es decir que el padre de Lolita, Don Antonio Delgado, también fue Embajador, como su padre, a la Santa Sede.

Se tenía que buscar el paradero de los archivos que datan mucho antes de 1922, es decir a los años 1880 cuando nació el Dr. José Ma. Delgado. Para ese fin se le llamó al nuevo Obispo de Malolos, Monseñor José Antonio Gálvez Santos, oriundo de Pandi, Bulacán, y recién llegado de Roma. Monseñor Gálvez se presentó bien amablemente con la promesa de buscar los archivos requeridos.

Fuera del palacio se ven lápidas conmemorativas en tagalo, español e inglés que señalan el papel histórico de este conveno y la iglesia cuya viacrucis todavía está en español.

Don Luis y Lolita decidieron irse al pueblo de Hagonoy. Antes de llegar a Hagonoy se tiene que pasar por el pueblo de Paombong, famoso por su vinagre hecho de la palma de la nipa.


8. EL VIEJO PUEBLO DE HAGONOY, BULACÁN

Al entrar en el pueblo de Hagonoy, Don Luis señaló el sitio donde antes estaba en pie la gran casa ancestral de sus padres que se casaron en la iglesia agustina de Hagonoy.

Era un sitio bonito, según Don Luis, porque se encontraba directamente delante de la Casa Tribunal, hoy el Municipio, de Hagonoy.

Unos metros más adelante se encuentra la mencionada Iglesia y Convento, ambos antiguos pero renovados con gusto respetando su antigua configuración.

Don Luis dijo que delante de la Iglesia estaba la Casa de su Abuelo, alcalde que fue de la provincia de Bulacán.

Entramos en el despacho del cura párroco, el P. Reymundo Mútuc, de origen pampangueño. Estaba ausente. Se fue al Barangay de Santa Elena donde había una fiesta con el Santacruzan y las Flores de mayo. La oficina del párroco le informaron a Don Luis y a Lolita que los archivos antes de 1920 ya estaban en el museo de la parroquia que se encuentra en el salón a la derecha del altar mayor. Y no podíamos entrar en dicho museo porque la llave la tiene el P. Mutuc. Tuvimos que esperar el regreso del P. Mútuc.

El patio del viejo convento se encuentra entre la iglesia y el mismo convento. Bajo un frondoso árbol cuyo tronco fue rodeado con un asiento de cemento nos sentamos, Lolita y un servidor, delante de Don Luis. El coche vagón se paró a un lado bajo la sombra de una enorme media agua. Don Luis mandó a sus dos domésticas que nos sirviesen los sabrosos emparedados, o bocadillos, que mandó preparar desde Manila y el agua mineral en botellas de plástico helados.


9. DON LUIS GARCÍA

Desde joven, y desde la Ciudad de Yloilo, un servidor ya conocía a Don Luis García como un famoso cantor filipino en castellano. Desde los años 1950, los que hablábamos español en Yloilo le conocíamos a Don Luis García como el cantor de "Pregunta a las estrellas" en discos de cera con 78 vueltas por minuto. Además de "Pregunta a las Estrellas" nos llegaban a Yloilo discos de "Carmen Carmela" y otros más cantados en castellano.

Don Luis también hizo discos de canciones en tagalo. Su hermano Serafín García lo conocíamos en Yloilo como actor y primer galán de películas tagalas como "Viuda Alegre", con Lucita Goyena que más trade fue la señora de Don Ernesto Khan de San Miguel.

Si mal no recordamos, fue a Don Luis García el que saludamos en la Embajada Filipina en Madrid, España. Pues allí trabajaba en 1986 de Cónsul General de dicha Embajada.

De todos modos, descubrí al final que la esposa de Don Luis, Doña Helen Kauffman y Ortiz es de Yloilo y pariente de los Ortiz-Gayoso-Rivera, y hasta de los Arroyo (el Dr. Mariano Arroyoy su segunda mujer, Carita, ) de aquella ciudad y provincia. El mundo es un pañuelo, pues la esposa de Don Luis, bien puede ser una pariente lejana de un servidor además de pariente de la familia Lahorra por el lado de los Ortiz. La calle Ortiz en el centro de la Ciudad de Yloilo es la calle más antigua que conocemos donde se encuentra la Casa Ynchausti, luego Elizalde, y la casa que aloja a la compañía Kerr.


10. EL DR. JOSÉ MARÍA DELGADO y SALCEDO ES DE HAGONOY

Aunque la investigadora de Lolita no haya podido localizar, aquel día, en los archivos de Hagonoy alguna partida de baustimo o casamiento relacionado al Dr. José Maria Delgado y Salcedo, queda establecido que Don José es oriundo de Hagonoy, Bulacán, por memoria de la familia y por un documento que Don Luis había conseguido y fotocopiado en el mismo convento de
Hagonoy.

Lo que Lolita quiere conocer es el nombre del padre del Dr. Delgado. Es decir, su bisabuelo, que vino a Filipinas con un misionero español, agustino, su tío. Se sospecha que el fraile agustino no era el tío del bisabuelo de Lolita sino el autor de sus días. Pero, por falta de pruebas contundentes, la sospecha queda infundada. También Lolita fue informada que el apellido Delgado, siendo un adjetivo, es un apellido sefardi. Es decir: apellido dado a un judío español.

Por su parte, don Luis, nos decía que "en esta iglesia de Hagonoy se casaron mis padres". Servidor, curioso, le preguntó a Don Luis, quiénes hablaban español en Hagonoy además de su familia. Y don Luis nos contestó con toda naturalidad: "Casi todos". Ahora me explicó por qué encontré una vieja canción sobre Hagonoy en español. Se titula, "En mi Viejo Hagonoy.

Al salir la investigadora, Christine, del museo de la Iglesia de Hagonoy, cuya patrona es Santa Ana, partimos para Manila. Al pasar por Paombong, Lolita y Don Luis, se compraron varias botellas del famoso vinagre de Paombong. Servidor compró una botella del patís de Paombong y otro del bago-ón de Paombong.

Al llegar a Manila, Don Luis, hizo mención de muchos artículos suyos escritos en español. Le dije que nos lo envía para que los republicáramos en NUEVA ERA. Quedamos además pasar a discos CDs las canciones de Don Luis en español y tagalo que se lanzaron al público en los años cincuenta, es decir 57 años ha. ¡Cómo pasa el tiempo!

Don Luis mucho se alegró al saber que un servidor pudo rescatar del olvido un album de canciones filipinas en español que datan del siglo diecisiete. Ese álbum se llama "Nostalgia Filipina". Al cual Don Luis comentó: y nostalgia tiene que ser.



arriba


portada primavera/verano07 archivos enlaces contactar

Tomo XI, no.1,
Primavera/Verano 2007

Director: Edmundo Farolán



La historia de la escena filipina ,
(conclusión)
Cecilia Quiros Cañiza

La Pesca
Jesús Balmori

Amor Tirano
Enrique K. Laygo

El sombra del tiempo
(en chabacano)

Flora del Rosario

Conversación con
Elizabeth Medina
sobre su libro
Sampaguitas en la Cordillera
Andrea Gallo

Una excursión a Malolos
y Hagonoy, Bulacán
Guillermo Gómez Rivera
 
Olvidemos las elecciones,
completemos la revolución

inconclusa la de Bonifacio
Alejandro Lichauco
 
(Traducción:

Guilermo Gómez Rivera)

Eventos y Anuncios





Todos los derechos reservados /
Copyright © 2007 Revista Filipina,
Edmundo Farolán