¿Por qué el español?
Francisco Sionil Jose

(He tenido la oportunidad de hablar con este novelista y artista nacional filipino de literatura durante mi visita reciente a Manila. Pedía su permiso a traducir su artículo “Why Spanish” publicado en Philippine Star el 9 de enero de 2011. En este artículo, escribe sobre varios temas y en particular, lamenta no tener la habilidad de leer y escribir en español.EFR)

Yo estaba hace dos semanas en The Podium para celebrar el centenario de la revolución mexicana. El embajador, Tomás Javier Calvill Unna, un historiador, me contó de aquella época maravillosa de México, y una vez más, me acordaba de lo que echaba de menos todos estos años —una mejor comprensión no sólo de la revolución mexicana pero también de nuestra revolución e historia si hubiera aprendido el español. Esta es una de mis penas. Tenía un profesor de español malísimo durante mis años universitarios, y todo lo que nos enseñaba durante dos años era la conjugación de verbos. Pues puedo conjugar bien los verbos y leer un poco de español, pero no puedo hablarlo.

......Durante mis viajes a Sudamérica y España, por el hecho de que todas nuestras lenguas tienen muchas palabras en español, he podido comunicar lo básíco que necesito. Además, muchos sudamericanos y españoles hablan inglés y por eso no tenía problemas. Pero muchas cosas se me escapan cuando leo la literatura española traducida al inglés porque, como ya sabemos, la expresión “tradutore traitore” es bien conocida.

......Después de España, México es importante para nosotros históricamente, porque durante muchos años, Filipinas fue gobernado desde México hasta la apertura del Canal Suez en 1869, facilitando los viajes de España a Manila. Dos palabras que me acuerdo tomadas de México son Camote y tiang-ge.

......En 1976, visité el ejido de Emiliano Zapata en Morelos. Aprendí del embajador Unna que los ejidos, o las cooperativas agrícolas de México igual que las comunas en China, fueron ya abandonadas. El problema agrícola todavía es un dolor de cabeza en México, y en la provincia indígena de Chiapas, los neo-zapatistas recientemente rebelaron contra el gobierno por causa del hambre.

.....Ésta es la perpetua lección que la revolución mexicana trajo a varias revoluciones alrededor del mundo, de que el terreno es un importante determinante de la historia

......La revolución mexicana creó leyendas como Emiliano Zapata, y mi favorita acotación fue su exhortación a sus tropas cuando dijo: ¨Hombres del norte, es mejor morir levantados que vivir arrodillados”. El hambre, que fue la base de la revolución, resultó también en el renacimiento mexicano. El pintor Jean Charlot que participó en la revolución junto con Diego Rivera, José Orozco y David Siqueiros, la describió bien cuando sus pinturas fueron expuestas en las galerías nuestras aquí en La Solidaridad. Estos pintores fueron encargados a hacer murales para decorar los edificios nuevos y rotos con imágenes de los héroes de la revolución. Al principio, los mexicanos no fueron impresionados porque estaban acostumbrados a la pintura clásica y occidental. Pero luego, estos murales fueron reverenciados y estos artistas influyeron el arte en toda Latinoamérica hasta en los Estados Unidos. Nuestro artista nacional Carlos V. Francisco me dijo que también fue conmovido con este estilo.

......He mencionado varias veces a nuestros pintores, en particular a los que comenzaron en La Solidaridad, que podrían ser famosos, y hasta ser ricos, pero no lograrían grandeza hasta que hubieran expresado protesta social en sus obras. En los años sesenta, publiqué un libro sobre la relación de nuestro país con México a través de los escritos del mexicano Rafael Bernal. Bernal era entonces el agregado cultural de la embajada mexicana en Manila. Me mencionó que los escritos de Rizal eran ejemplos extraordinarios del estilo victoriano.

......Rizal influyó no sólo a Bernal pero también a muchos escritores latinoamericanos, en particular a Manuel Puig, mi puente personal a ese fabuloso país.

......El Dr. Puig tiene una práctica muy exitosa en Los Angeles y cada año, en febrero, viene a Manila con su equipaje láser para trabajar en el hospital público de Parañaque. Lo hace todos los años sin gastos del gobierno filipino. A veces viene a Manila con sus hijos. ¿Cómo descubrió Filipinas? ¿Cómo comenzó su trabajo filantrópico? Me contó que encontró una de las novelas de Rizal en la biblioteca de su padre cuando era joven, la leía, y fue conmovido por ella. Él y sus hijos pueden recitar de memoria El último adiós de Rizal.

......Y finalmente, en una de mis novelas, The Pretenders, he usado aquella bella canción mexicana, Reloj. Por muchos años, creía que era una canción por un compositor español hasta que Dr. Puig me dijo que fue compuesta por un mexicano.

......Considero mi inhabilidad de hablar español una pérdida personal y a la vez, una pérdida nacional. Nuestra ignorancia del español nos niega un conocimiento directo de mucho de nuestro pasado, desde el s. XVI hasta el s.XIX: la historia escrita por nuestros colonizadores españoles y por nuestros mismos ilustrados quienes escribieron en esta lengua. Cuando hacía investigaciones para mi novela Viajero, estuve una mañana entera en el Archivo General de las Indias en Sevilla. Encontré tomos tras tomos de archivos y documentos escritos en caligrafía arcaica de los misioneros y los burócratas de aquel tiempo. ¡Cómo les envidiaba porque tenían en sus manos nuestra historia!

......Se encuentran también documentos de nuestra historia en México. Y no sólo nuestra historia que negamos sino la cultura entera de esa península ibérica en ese continente europeo. A veces trato de imaginar cómo sonaría Don Quijote y qué sentiría yo si pudiera comprenderlo en su lenguaje original. Ay, ¡toda su riqueza perdida en la traducción!

......Por no tener el conocimiento del español, me he negado también la riqueza de la literature latinoamericana. Claro que muchas lenguas indígenas de aquel continente fueron eradicadas por el español parecido a nosotros por el inglés, pero siempre hay algo de la cultura indígena que sobrevive en el arte de estos países colonizados. Este proceso sobreviviente, parecido al nuestro, podríamos adivinar pero no experimentarlo verdaderamente, porque para conocer una lengua que no es nuestra es siempre una ventaja. Más aún, nos da ciertas perspectivas de las cuales no nos demos cuenta al principio pero que consecuentemente, nos enriquecen con su conocimiento. Además, el español nos deja a entender el latín y el griego y así, la capacidad de captar las raíces de la cultura occidental y sus venerables clásicos. ¡Qué pena que no pudiéramos absorber todo esto como lo es con los europeos, y cómo era con nuestros ilustrados, porque en cierto sentido, éstos fueron mucho más educados que la mayoría de los filipinos hoy en día. ¿Podría ser que esta falta de educación fuera la causa de nuestra superficialidad?

......Hemos estado muy condicionados y limitados con el inglés. Los que escribimos en inglés estamos muy familiarizados con la literature inglesa. ¡Qué alegría y qué sentido de libertad si pudiéramos también leer y escribir en español!




^arriba^



portada primavera 2011 archivos enlaces contactar índice

Tomo XV, no.1,
Primavera 2011
,

Director: Edmundo Farolán




En este número:

Editorial


Un país mejor:
poemas a las Filipinas

Estudiantes de Español 12-13
Universidad de Filipinas Diliman


¿Por qué el español?
Francisco Sionil Jose


Reseñas
Edmundo Farolán

Pájaros de fuego
(novela filipina de la guerra)
de Jesús Balmori


Donde hay nilad
de Deborah Puig


More Hispanic Than We Admit
(Más español
de lo que admitimos)
de Isaac Donoso




Cartas y anuncios







Todos los derechos reservados
Copyright © 2011
Revista Filipina,
Edmundo Farolán
Diseño: E. A. Lozada